Utilizar una mascarilla contra el covid-19 trae sus ventajas y desventajas. Cada día que pasa las personas se van acostumbrando cada vez más al uso constante de mascarillas para protegerse del virus. Sin embargo, a pesar de que esta fue la primera medida de prevención implementada a principios de la pandemia, ha demostrado sus altos y bajos.

La OMS ha publicado una guía donde se establecen todas las normas sobre el uso del cubrebocas o mascarillas. Con el fin de que las personas tomen consciencia sobre su uso, y puedan seguir las recomendaciones para protegerse mejor.

Ventajas de utilizar una mascarilla  contra el covid-19

Está claro que la principal ventaja del uso de los tapabocas en prevenir el contagio de la enfermedad. Sin embargo se pueden evidenciar otras ventajas como:

  • Aumenta la protección contra el virus.
  • Se disminuyen los números de contagio.
  • Disminuye el riesgo de contagio en personas sanas.
  • Generar una cultura social para su uso responsable.
  • Existen distintos tapabocas para cada ocasión.
  • Dependiendo de la mascarilla que elijas te protegerá mucho más.

Mascarillas faciales médicas

  • Recomendados para personas que se encuentran dentro del grupo en riesgo:
    • Personas mayores de 60 años.
    • Personas con algún tipo de patología (enfermedades cardiovasculares, diabetes, deficiencia pulmonar o cualquier otra patología crónica, cáncer o enfermedades cerebrovasculares)
  • Recomendado para personal médico que se encuentre en constante contacto con personas infectadas o en sospecha de estarlo:
    • Doctores generales.
    • Cirujanos o especialistas.
    • Enfermeras y camilleros.
    • Familiares que estuvieron en contacto con una persona infectada.

Mascarillas faciales no médicas

  • Se recomienda para el público general, que transitaran en entornos públicos como:
    • Parques.
    • Escuelas.
    • Espacios laborales.
    • Supermercados.
    • Iglesias.
    • Campos de refugiados.
    • Entre otros.

Desventajas del uso prolongado de mascarillas covid-19

utilizar una mascarilla contra el covid-19

Dentro del informé que publicó la OMS sobre el uso adecuado del tapabocas, evidenció su preocupación por las dificultades que pueden surgir gracias al uso prologando de estos.

Donde se aumenta el riesgo de auto contaminarse gracias a la mala manipulación de un tapabocas que se encentre en uso constante. De manera inconsciente, muchas personas tocan el tapaboca con las manos sucias y no lo retiran, dando paso a una posibilidad mucho mayor de contagiarse.

Por otra parte, otra desventaja del uso prolongado del cubrebocas, es que dependiendo del clima donde nos encontremos. El ambiente puede favorecer la reproducción y el desarrollo del virus en la tela.

En casos muy extremos, donde las personas utilizan el cubrebocas para hacer ejercicios, correr o a veces dormir se pueden presentar dificultades físicas como: Dificultad para respirar, lesiones en la piel por el roce, alergia al material de la tela, puede empeorar cualquier tipo de acné o dermatitis.

Por lo tanto, todas las desventajas que surgen del uso prolongado de una mascarilla contra el covid-19 es el mal uso por las mismas personas. O la dificultad que presenta colocar una mascarilla en niños pequeños o en personas con trastornos mentales.

Por otra parte, la gestión inadecuada de los tapabocas incurre a que las personas se arriesguen ellas mismas a contagiarse.